Montessori juegos educativos

¿Concoces el médoto educativo Montessori? Montessori, más que un método educativo, es una concepción filosófica del aprendizaje, la enseñanza y su finalidad social. Para este modelo educativo, el juego es el trabajo que realiza un niño durante su crecimiento. Desde este punto de vista hablamos de juguetes Montessori o materiales Montessori. Te cuento algo más sobre esta corriente educativa que te ayudará a entender las particualridades de los juguetes educativos Montessori.

El modelo educativo Montessori

“Nada entra en la mente que no pasa primero por las manos”.

Dra. Maria Montessori

Esta filosofía de enseñanza es muy actual aunque fue fundada a principios del siglo XX por María Montessori, médica, antropóloga y pedagoga. Durante más de 50 años de carrera, desarrolló este modelo por medio de la observación científica de infantes de diferentes culturas y orígenes socioeconómicos, desde su nacimiento hasta la madurez. Para este modelo educativo los materiales Montessori o juguetes educativos Montessori son los cimientos del proceso de aprendizaje.

María Montessori basó sus ideas en el respeto hacia los más pequeños y en su gran capacidad de aprender. La corriente Montessori, considera que niñas y niños son la esperanza de la humanidad, por lo que si les damos la oportunidad de utilizar la libertad a partir de sus primeros años de crecimiento, llegarán a ser adultos con capacidad de enfrentarse a los grandes problemas de la vida, como la guerra y la paz.

 

Juguetes educativos Montessori para una educación personalizada y libre.

Los  materiales y juguetes Montessori están diseñados para estimular el pensamiento lógico y el descubrimiento libre e independiente de niños y niñas. Esto quiere decir que profesor o adulto muestran al niño como se utilizan los materiales de forma independiente, y éste interactuará con él a su propio ritmo, con sus necesidades e intereses. Así, niñas y niños experimentan un proceso de aprendizaje totalmente personalizado.

   Los  materiales y juguetes Montessori están diseñados para estimular el pensamiento lógico y el descubrimiento libre e independiente de niños y niñas. Esto quiere decir que profesor o adulto muestran al niño como se utilizan los materiales de forma independiente, y éste interactuará con él a su propio ritmo, con sus necesidades e intereses. Así, niñas y niños experimentan un proceso de aprendizaje totalmente personalizado.

   Los materiales Montessori son bonitos, atractivos y sencillos de usar. Sin embargo, bajo la belleza y la simplicidad, se encuentra una intencionalidad de fondo. Tanto es así que los recursos de cualquier aula Montessori, proporcionan aprendizaje y exploración para tres años de desarrollo individual. Porque están planteados para las necesidades específicas de cada niña o niño y cada pieza se ha desarrollado en el contexto de todos los demás recursos en el aula. De esta manera, se les ofrece al niño en una secuencia que fomenta la formación escalonada de capacidad y comprensión.

  Pero no sólo los materiales se relacionan con todos los demás en el mismo espacio, sino que también se hacen referencias a los materiales que el niño ha trabajado en el aula anterior, y también a los que verán en el próximo aula Montessori, cuando sean mayores.

Cada pieza de material tiene lo que se conoce como un “control del error”. Si la niña o el niño ha hecho algo incorrecto, será evidente por sí mismo. La forma geométrica, por ejemplo, no encaja en el agujero; el agua se derramará sobre la mesa; o la última etiqueta no coincidirá con la última imagen. Ser capaz de ver su propio error permite que el niño trabaje de forma independiente. A través de su trabajo, los niños fomentan la concentración y una autodisciplina feliz. En un ambiente de aprendizaje dispuesto, los niños progresan a su propio ritmo según sus capacidades individuales.Cada pieza de material tiene lo que se conoce como un “control del error”.

Si la niña o el niño ha hecho algo incorrecto, será evidente por sí mismo. La forma geométrica, por ejemplo, no encaja en el agujero; el agua se derramará sobre la mesa; o la última etiqueta no coincidirá con la última imagen. Ser capaz de ver su propio error permite que el niño trabaje de forma independiente. A través de su trabajo, los niños fomentan la concentración y una autodisciplina feliz. En un ambiente de aprendizaje dispuesto, los niños progresan a su propio ritmo según sus capacidades individuales.

El enfoque Montessori de la educación, inspira a los niños hacia una predilección permanente por el conocimiento, siguiendo el camino de su propio desarrollo natural. Niñas y niños, que tienen una pasión innata por el aprendizaje,  se convierten en estudiantes seguros, responsables, independientes, que confían en sus propias habilidades.

Juego y aprendizaje según Montessori.

“Tu único propósito es darle una llave a tu hijo para descubrir su mundo”,  dijeron Lillard y Jessen (2003, ‘Montessori desde el principio’). Los juguetes y los materiales pueden actuar como esa llave, ayudan a niñas y niños a la comprensión del mundo real,  a distinguir orden y a dar sentido a lo que les rodea.

Ofrece a tus hijos algo mas que un entretenimiento pasajero y dales la posibilidad de explorar el mundo y la relación causa-efecto. Para eso es recomendable tener en cuenta la etapa de crecimiento en que se encuentran. Los más pequeños al nacer conocen el mundo a través del tacto y la vista; después refinan los sentidos; finalmente obtiene una serie de capacidades como la concentración y  más adelante la interiorización de normas.

Los niños menores de seis años están en pleno maratón de su desarrollo, a todos los niveles, físico, cognitivo, psicológico y social. En este momento de construcción de su “yo”, Montessori te recomienda invitarles a jugar con juguetes inspirados en la realidad en lugar de la fantasía. Necesitan comprender el mundo, y su entorno, mostrándoles la realidad se lo ponemos más fácil que con mundos que no existen. María Montessori observó que cuando lo pequeños eran libres de elegir actividades no se dirigían a los juguetes “… solo los eligen cuando no disponen de algo mejor…”. Seguro que has visto como se ilumina la cara de tu hija o tu hijo cuando les dejas hacer las cosas de la casa y cogen la fregona o la escoba.

En una primera etapa, niñas y niños de 0 a 6 años hacen más caso a materiales reales que materiales que suplen la realidad. Pero en los espacios Montessori también encuentras el juego que implica roles, o juego simbólico. Por ejemplo una cocinita es una representación de una cocina real. No es fantasía, si no que viene de una relidad.  A partir de 6 años y hasta los 12, sus mentes se hacen preguntas, tienen capacidad para abstraerse e imaginar y tiene una energía sin límites para explorar. Así, se refleja en sus juguetes y sus juegos . Se les anima a entender el universo y su lugar en él. No sólo con juegos, si no también con libros y salidas al campo, museo, etc.

En la última etrapa que se refiere a la adolescencia, entre 12 y 18 años, los jóvenes quieren entender su lugar en la sociedad y contribuir a ella. Continúan construyendo el sentido de la justicia, que se inició el la etapa anterior.

 

Juguetes educativos Montessori por edades.

Acorde con el modelo Montessori, estas son algunas sugerencias de juguetes y materiales para diferentes grupos de edad. Recuerda que se trata de una guía que te ayudará a seleccionar juguetes según las edades, pero es solo eso, una guía. En general los juguetes de madera son muy recomendables por su calidad y demás propiedades como su origen natural, textura o colorido.

Juguetes Montessori para bebés de 0 a 18 meses:

Juguetes suaves.
Cosas con brillantes y colores vivos.
Sonajeros (de madera o de plata).
Móviles (llaman la atención de los niños y son reflexivos).
Juguetes chillones.
Cajas de música.
Bolas (de varios tamaños y texturas).
Juguetes que puednaq derribarse.
Bloques.
Baño y juguetes para hacer la colada.
Instrumentos musicales sencillos de madera.
Juguetes de empuje.
Tapas que giran.
Cajones desastre.
Juguetes apilables.
Anillos y bases.
Libros de mesa.

Desde el nacimiento hasta los 6 meses: los bebés están interesados en explorar los sentidos de la vista, el sonido y el tacto.

De 6 a12 meses: comienza el interés en la movilidad, en gatear y aprender a caminar. La seguridad es importante, porque continúan introduciéndose los objetos en la boca. Esto es que lo hemos selccionado para esta etapa:

Entre los 12 y los 18 meses. Con este tiempo los bebés adquieren una gran curiosidad sobre cómo funcionan las cosas y todavía se meten las cosas en la boca. La movilidad, coordinación y capacidad de manipulación todavía están en desarrollo.

 

Juguetes Montessori para bebés de 18 meses a niños de 3 años:

Rompecabezas de madera.
Bloques.
Juguetes de arena.
Martillo y clavijas.
Animales de madera.
Caballo mecedora.
Lápices de colores, bolígrafos.
Pinturas, tablero de caballete.
Instrumentos musicales simples.
Objetos domésticos (reales, tamaño infantil).
Los juguetes en movimiento (como camiones).
Perlas de rosca grandes.
Carretilla o un carro.
Bloques para encajar.
Equipo y ropa para muñecas.
Cartones y cajas grandes.
Plastilina.
Animales realistas (granja o zoológico).
Aparatos de limpieza de tamaño infantil (fregonas, escobas, herramientas de jardinería).
Libros de cuentos sencillos.

 

Entre los 18 meses y los dos años, están aprendiendo a controlar y a organizar el mundo, y tienen poco sentido del peligro. Pero sobre todo no son capaces de compartir. Además quieren imitar a los adultos, y ser independientes. La siguiente es una recopilación de juguetes para niñas y niños de 1 a 2 años:

 

En las niños y niños de 2 a 3 años, aumenta su deseo de imitar el comportamiento adulto y de explorar el mundo de los mayores. Los niños y niñas disfrutan manipulando objetos, expresando su propia personalidad y probando todo.